¡EXCLUSIVA! Sólo uno dio el paso al frente (II/III)

Col. Fdez. Navarro de los Paños

En la primera parte de esta serie de tres, vimos cómo el Col. D. Lorenzo Fernández Navarro de los Paños y Álvarez de Miranda fue el único mando de nuestras FFAA, que ya es decir, o sea, de los Ejércitos de Tierra, Mar y Aire, que, con argumentos incuestionables y desde la más estricta legalidad, se negó a cumplir una de esas órdenes que no se deben cumplir por mucho que partan del mando superior, y ello por evidentemente ilegales, indignas, inconstitucionales, demagógicas y contrarias al honor. En el caso que nos ocupa, dicha orden, la de hacer una relación de pretendidos símbolos «franquistas» existentes en todas las dependencias militares, fueran de la clase que fueran, para proceder a su destrucción, procedió del los indignos Gral,s Félix Sanz Roldán (JEMAD) y Carlos Villar Turrau (JEME); quienes, eso sí, con tan infame proceder apuntalaron sus carreras.

Pues bien, no contento el Col. Fdez. Navarro de los Paños con su valiente y honorable acción, dando cara al enemigo que como vemos era más que poderoso, y soportando con serenidad su injusto cese y arresto, se dispuso a mantener la posición a toda costa como para estos casos mandaban las Ordenanzas, así como a no entregarla hasta haber agotado en su defensa hasta el último cartucho.

Para demostrar lo anterior, ofrecemos a nuestros lectores los documentos originales que lo prueban.

En el primero (AQUÍ EN PDF), nuestro protagonista se reafirmó en cuanto a lo dicho en su escrito inserto en la Primera Parte, en esta ocasión con párrafos tan clamorosos como el que sigue:

«El escudo de la primera vidriera es el ESCUDO OFICIAL DEL ESTADO ESPAÑOL desde  de Febrero de 1938 hasta el 19 de Diciembre de 1981 y como tal fue reconocido y respetado, no sólo por los españoles, sino también por toda la COMUNIDAD INTERNACIONAL. A su amparo y durante su vigencia legal tuvo lugar el nombramiento de S.M. D. Juan Carlos Primero como Rey de España y Jefe del Estado, así como también tuvo lugar el proceso constituyente y la promulgación de la vigente Constitución de 1978, por lo que no puede considerarse ni «inconstitucional» ni «preconstitucional» ya que la Constitución, no sólo no lo suprimió, sino que coexistió con él más de tres años. Por lo anteriormente expuesto, el antiguo escudo de España en ningún caso puede considerarse como «escudo, insignia, placa u objeto o mención conmemorativo de exaltación personal  o colectivo de la sublevación militar de la guerra civil o de la represión de la dictadura» y por lo tanto no le es de aplicación el artículo 15 de la Ley 57/2007.».

El Col. Fedz. Navarro al frente de su COE

En el segundo documento (AQUÍ EN PDF), se procede a imponer al Col. Fdez. Navarro de los Paños un arresto de 30 días. No se pierdan ni una coma del mismo, porque de verdad que es de traca. En todo él, el firmante del arresto, el Gral. Ángel Guinea Cabezas de Herrera, a la sazón Gral. Jefe de la Cuarta Subinspección del Ejército, con base en Valladolid, se cubre de «gloria», pone de manifiesto su incapacidad, hace alarde de su estulticia, muestra sus vergüenzas y no seguimos porque no íbamos a acabar. Fíjense en las artimañas y agarraderas que utiliza para el fin fijado de antemano, es decir, la justificación como sea de dicho arresto, no sólo no se sostienen, sino que peor aún (o tal vez mejor), le dejan en evidencia. Entre otras perlas, dicho penoso General acusa al Col. Fdez. Navarro de subjetivismo, cuando a la vista está que el subjetivo es él; también de vulnerar el principio de neutralidad política, cuando el que lo viola (por delante y por detrás) es el propio General al actuar en favor de una postura política, por demás revanchista y antinacional, como es la que empapa la Ley de Memoria Histórica. Y no es menos patético cuando tan penoso General habla de disciplina, la que él confunde interesada y cobardemente con sumisión, o cuando clama por las importantes misiones encomendadas a las FFAA de las cuales él se pasa por el forro todas ellas, o sea, las que constan en el Art. 8º de la Constitución cuando callaba cada vez que se mancillaba el honor de España y de nuestros sagrados símbolos por ejemplo en Cataluña o Vascongadas… y hasta nuestros días; así estamos ahora, por Generales como el pobre Ángel Guinea Cabezas de Herrera.

En el tercer documento (AQUÍ EN PDF), el Col. Fdez. Navarro de los Paños recurre el arresto impuesto –así como su cese–, haciendo alarde de dignidad, conocimientos jurídicos, patriotismo y honor que, como se pueden imaginar, de nada le sirvieron pues el asunto estaba ya más que sentenciado por… la trama.

Sanz Roldán

Villar Turrau

Guinea Cabezas

La importancia de lo ocurrido es múltiple, pero para nosotros destacan, a parte de la gallardía del Col. Fdez. Navarro de los Paños, ya varias veces resaltada, la ignominia e infamia de los mandos superiores implicados en el asunto, es decir, los Generales Félix Sanz Roldán (JEMAD), Carlos Villar Turrau (JEME) y Ángel Guinea Cabezas de Herrera, (tres eran tres y ninguno bueno), así como del resto de mandos de las FFAA que con su silencio cómplice demostraron también lo que eran, porque si todos a una, ante la evidencia de la inconstitucionalidada de la Ley de Memoria Histórica, del sectarismo y revanchismo demencial de querer destruir una parte muy importante de nuestra historia borrando todo vestigio de ella –como si fuera posible hacerlo de la Historia– y de la injusticia hacia tantos como dieron vida y hacienda por liberar a España de la horda totalitaria marxista que la quiso someter a Moscú, hubieran dado el mismo y obligado paso al frente que dio el Col. Fdez. Navarro de los Paños, podemos asegurarles que otro gallo hubiera cantado entonces y… nos cantaría ahora.

En la tercera parte, la siguiente y última de esta serie, veremos cómo el Col. Fdez. Navarro de los Paños dejó en evidencia a todos ellos, pues ni aún habiendo disparado su último cartucho entregó la posición. No se lo pierdan.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*