El Gral. Miguel Alcañiz: otro bien pagao

Muchos no entienden todavía por qué tenemos unas FF. AA. cuyos mandos, particularmente los superiores, callan cual…, miran para otro lado y no recuerdan la existencia de un artículo 8º de la Constitución, inhibiéndose ante la patente y sistemática vulneración de nuestra Carta Magna por parte de nuestra penosa, mediocre y corrupta clase política y consiguiente desintegración de nuestra patria. Pues muy fácil, porque son bien pagaos, como la del cuplé, o lo que hoy llamamos «síndrome de las puertas giratorias».

El Gral. Alcañiz sirviendo en bandeja el fajín de General

Entre muchos ejemplos, traemos hoy a la palestra uno reciente. Se trata del Tte. Gral. Miguel Alcañiz Comas, el cual, tras retirarse hace apenas unos meses, ha vuelto a reaparecer, por arte de birlibirloque, en el consejo de administración de General Dinamycs Santa Bárbara –¿les suena el nombre?–, por la gracia y el dedo de la denominada Oficina de Conflicto de Intereses, dependiente del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, que le ha dado el visto bueno al enchufe, la prebenda y la nueva paga. Hay que destacar, para mejor entender aún el asunto, que dicha Oficina fue creada en el 2006, o sea, por Rodríguez Z., es decir, por el corrupto PSOE –aclaremos que el PSOE es corrupto y criminal desde que lo parió Pablo Iglesias Pose–, para… lo de siempre, que no es otra cosa que institucionalizar las puertas giratorias.

¡Ay, esos siempre malditos y opacos «consejos de administración» de las grandes corporaciones, monopolios y empresas públicas, semipúblicas o en su origen públicas!

Así, Miguel Alcañiz, recibe su recompensa a años de silencio, de no dar problemas, de callar y de tener un comportamiento políticamente correcto. Ahora recoge, además de los correspondientes a haber hecho «la carrera», un puesto en el que ganará una pasta y sólo tendrá que figurar… algo para lo que ha recibido un entrenamiento intensivo durante sus años de servicio, habiendo demostrado gran eficacia. ¿Se dan cuenta?

Miguel Alcañiz

Más aún. No se pueden imaginar la cantidad de jefes militares que cuando les llega la hora de retirarse se buscan, y les conceden, una ampliación de su permanencia en pretendidos «programas» o labores que para nada valen; y que si valen no se entiende, ni se puede justificar, que no se los asignen a los que están en activo.

Hubo en tiempo, en este lugar, por ahora llamado España, aunque cada día que pasa lo es menos, en que los militares, cuando les llegaba la hora de su retiro, se iban a su casa pleno de dignidad, coherencia y sólo con la satisfacción del deber cumplido que era para lo que habían ingresado en las FF. AA. en su día. Desde hace décadas no es así; las mismas décadas de complicidad de los militares con lo que viene ocurriendo y que todos, menos parece que ellos, sabemos y procuramos denunciar.

Todo cuadra, como ven. Enhorabuena, Gral. Alcañiz, lo consiguió.


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*