Éxito de la política de Franco a favor de la vida… de los españoles

monsterid

Los resultados de la política que de todo punto de vista impulsó el Generalísimo a favor de la vida durante toda su etapa de gobierno son incuestionables. En todo los aspectos, desde el mismo 1º de Octubre de 1936 en que asumió las máximas responsabilidades de gobierno y hasta su fallecimiento, Francisco Franco fue un defensor acérrimo de la mejora de las condiciones de vida de los españoles. Puede afirmarse que tuvo siempre verdadera obsesión por conseguir que España diera un salto cualitativo y cuantitativo sin parangón en lo social, por sacar a la endémica población de nuestra patria del atraso secular que padecía, por igualar nuestra nación a las de su entorno. Para demostrar el increíble éxito que logró, además en dificilísimas circunstancias (postguerra, II Guerra Mundial, aislamiento, exclusión del Plan Marshall, inquina internacional, etc.), mejor algunas imágenes que muchas palabras. Analicen con detenimiento las siguientes gráficas.

Desde el mismo día después de acabada la guerra, la mortalidad en España cayó en picado –lo de los muertos por hambre es, por ello, una leyenda–, al tiempo que los nacimientos crecieron exponencialmente. La curva se ha invertido desde poco después de implantada la democracia en buena medida por el aborto y la caída de hijos de los matrimonios.
El enorme pico en 1918 se debió a la epidemia de gripe. Después está el de los años de guerra. A partir de ahí caída en picado.
La mortalidad infantil recuperó su caída, gracias en buena medida a la labor de la Sección Femenina por pueblos y ciudades.

La caída de la mortalidad de las personas de mediana edad no fue menos que la de los niños.
Los mayores también fallecieron en menor medida, bien que con algunos sobresaltos.
Obsérvese cómo en España aumentó la esperanza de vida en aquellos años rápidamente igualándose a la europea.
La esperanza de vida pasó de 50 años en 1940 a 72 en 1975, luego se frenó.
Esta gráfica y la siguiente son, posiblemente, la demostración más palpable del éxito de la política del Generalísimo en lo que a mejora de condiciones de vida se refiere durante su mandato, toda vez que partiendo de una posición muy inferior a la de los otros países contemplados, y en peores circunstancias, como se ha dicho, se igualó al fallecimiento del Caudillo. Toda una proeza.

Y una última prueba: Franco dejó una nación joven, donde los menores de 21 años superaban con creces a los mayores de 65. Tras él, se ha invertido la escala y España es un país de ancianos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*